Personajes e historia

Diez libros de Miguel Delibes para descubrir al escritor vallisoletano

17 septiembre, 2020
Miguel Delibes

La literatura española de la segunda mitad del siglo XX tiene nombre propio: Miguel Delibes. En el medio siglo que separa La sombra del ciprés es alargada, publicada en 1948 y Premio Nadal un año antes, de El hereje en 1998, el vallisoletano escribió más de 25 novelas.

Su fértil carrera narrativa lo convirtió en una de las principales voces de las letras en español. Premio Nacional de Narrativa, Premio Nacional de Literatura o Príncipe de Asturias de las Letras, su palmarés cuenta con los principales reconocimientos de la literatura hispana.

Seleccionamos diez libros de Miguel Delibes para adentrarnos en su universo y esbozar un retrato de su sostenida producción literaria.

  • El camino (1950)

El camino refleja la infancia de Miguel Delibes en la localidad cántabra de Molledo -que nombró al escritor Hijo Adoptivo a sus 89-, en el verde valle del Besaya. Es un bello homenaje a la montaña hilado en forma de recuerdos, que Delibes toma y moldea con una exquisita forma lingüística para devolverlos a la voz del niño protagonista. Realiza una magistral combinación del lenguaje coloquial -con, incluso, cierto sabor infantil- y el discurso culto. El autor hará gala a lo largo de toda su carrera de esta habilidad que ya despunta en sus primeras novelas. 

La naturalidad que caracteriza la prosa de Delibes marca un estilo que inicia con El camino y que nunca abandonó.

  • Mi idolatrado hijo Sisí (1953)

El mensaje moral que Delibes lleva a sus obras resulta en ocasiones sutil. No en esta novela, ejemplo claro del compromiso ético del autor. Delibes se acerca al tema de la natalidad en un momento en el que se trataba casi de un debate filosófico. La infancia vuelve a tener un papel protagonista, aunque desde una óptica que mucho dista de la ternura de El camino.

Este libro de Miguel Delibes es, además, muestra del aprovechamiento literario de materiales periodísticos (como las noticias que recoge en la apertura de algunos capítulos); un recurso que lleva a otras novelas.

  • Diario de un cazador (1955)

Fue Premio Nacional de Narrativa. Medio siglo después, posiblemente sea la novela cinegética más importante de la literatura española.

Es una de las lecturas más optimistas del autor. Plasma el ideal de Delibes de la caza: el reto, la camaradería y el campo. Una experiencia que el escritor sentía como una comunión con la naturaleza.

  • Las ratas (1962)

La apología del mundo rural no eximió a Delibes de realizar duras denuncias sobre las condiciones de la vida en el campo. En sus conversaciones con César Alonso de los Ríos, el vallisoletano confiesa que Las ratas es “consecuencia del amordazamiento como periodista”. Aquello que se le veta como director de El Norte de Castilla se publica como novela. El resultado es un texto mucho más duro que cualquier artículo periodístico de la época.

Desde un punto de vista lingüístico, Delibes vierte su maestría y hace gala de un exquisito manejo del lenguaje del campo y de expresiones comunes en los pueblos que conoce.

  • Viejas historias de Castilla la Vieja (1964)

Crítica y ternura vuelven a darse la mano en un texto empapado de nostalgia. Delibes ve el campo de Castilla a través de un emigrante que retorna a su pueblo después de 48 años ausente.

  • Cinco horas con Mario (1966)

El aplastante éxito de la versión teatral protagonizada por Lola Herrera amenaza con eclipsar la grandeza de esta novela. Delibes la concibió para ser leída y así la reivindicamos (sin dejar de recomendar la adaptación escénica).

Es ejemplo de otra ‘marca Delibes’, la denuncia de la ambigüedad moral de la clase media urbana. El discurso de Carmen y la reiteración de sus obsesiones es un pulcro retrato del lenguaje coloquial de una mujer burguesa en los años 60.

De nuevo, una magistral adaptación literaria de los usos coloquiales. No sin razón, Delibes decía que escribía ‘con los oídos’ y que salía a la calle ‘con la antena puesta’.

  • Mis amigas las truchas (1977)

La pesca fue otra de las grandes pasiones de Miguel Delibes, si bien es mucho menos conocida que su afición por la caza. A esta práctica le regala Mis amigas las truchas: un recuerdo de sus excursiones por los ríos castellanos, de cuidado detalle, rico lenguaje y, cómo no, defensa de la naturaleza.

  •  Los santos inocentes (1981)

Otra denuncia de las míseras condiciones del campo. Es un relato duro, que conmueve y estremece, que a veces incomoda al lector ante las humillaciones que, pese a nuestro estupor, resultan naturales para sus protagonistas. Son personajes humildes y sumisos, cuyas esperanzas chocan, una y otra vez, con una injusta realidad.

Delibes se acerca a esta cruel estampa desde un estilo que acaricia el lirismo. Según Santos Sanz Villanueva, roza “la pura narración poética”.

Además, de todos los libros de Miguel Delibes llevados al cine, la adaptación de Los santos inocentes fue la más laureada (premiada, incluso, en Cannes).

  • Mi querida bicicleta (1988)

Los lectores más jóvenes disfrutarán del ‘universo Delibes’ con este libro. Breve y sencillo, recopila recuerdos autobiográficos del escritor relacionados con sus bicicletas. Desde sus primeros paseos hasta los largos recorridos que realizaba sobre dos ruedas para poder ver a su prometida, Ángeles. ¿Sabías que su regalo de pedida fue, precisamente, una bicicleta?

  • El hereje (1998)

Recomendamos la lectura de El hereje por ser la última novela de Delibes, por estar ambientada y dedicada a Valladolid y por ser su único texto narrativo histórico.

De lectura fluida, resume los grandes temas que marcaron su carrera: la infancia, Castilla y sus campos, escenas de caza y profundas reflexiones éticas. Fiel al compromiso con sus ideales, Delibes concluye su sostenida producción novelística con lo que él mismo definió como “una defensa de la libertad de conciencia”.

Y tú, ¿has leído todas estas obras? ¿Con qué novela te iniciaste en el ‘universo Delibes’? ¿Cuáles son tus libros de Miguel Delibes preferidos? ¿Y aquél que recuerdas con más cariño?

Recomendaciones

No hay comentarios

Deja un comentario