Arte y Museos

Museos de Valladolid. La Casa de la India

6 octubre, 2015

Valladolid es sede de la única Casa de la India en España y la tercera en Europa –también cuentan con esta institución Berlín y Londres-. Un puente entre Oriente y Occidente, espacio abierto a todos los ciudadanos que ha sido anfitrión de la Reina Sofía, el cineasta Rituparno Ghosh o el Ministro de Estado de Asuntos Exteriores del Gobierno de la India, Anand Sharma.

Casa de la India desde c/Puente Colgante

Detalle de la ampliación de la Casa de los Aragón

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De casa castellana a Casa de la India

En una de las vías más bulliciosas de la ciudad, la calle del Puente Colgante, se esconde este oasis de cultura y tradición milenaria. La sede de la Fundación Casa de la India fue en su día la Casa de los Aragón, un chalet familiar construido hacia 1915 y ampliado en 1941 para dar techo a la hija de la familia.

exterior_casa_india

Las ampliaciones, en chapa, decoradas con chakras

La propiedad contaba con extensos jardines que ocupaban lo que hoy es la plaza de La India y el aparcamiento disuasorio. El Ayuntamiento lo adquirió en el año 2000 para cedérselo a la Fundación Casa de la India poco después. Sin embargo, para acoger la actividad de la fundación y dado el estado de abandono en el que se encontraba el edificio, hubo que rehabilitarlo por completo y ampliarlo.

El equipo de arquitectos que acometió la obra –Eduardo Carazo, Paloma Gil, Julio Grijalba, Alberto Grijalba y Víctor Ruiz- logró dar respuesta a estas necesidades con un exiguo presupuesto.

Puerta de la Casa de la India

Detalle de la puerta

Descubriendo la Casa de la India

La casa nobiliaria recibe al visitante con una verja –la original de principios del siglo XX- cuyo forjado recuerda a la rueda del dharma de la justicia, símbolo del pueblo indio que ensalzan en su bandera.

Precisamente, este chakra (rueda, en tránsito) fue el símbolo elegido por los arquitectos para decorar los apéndices añadidos a la casa nobiliaria, en la parte trasera a modo de auditorio y como nueva altura, con los que se solventó la cuestión funcional.

 

 

papel_casa_india_valladolid

Papel en las paredes, rojo y realizado en bambú

En la planta principal, imitando el paso de carruajes que ocupó ese emplazamiento a principios del siglo pasado, se levantó un auditorio que permite acoger conferencias, exposiciones y espectáculos. La idea dio respuesta a las necesidades establecidas en el momento de su restauración, pero también permite ampliar el aforo de cara a un futuro. Sus laterales, grandes cristaleras, son susceptibles de ser desplazados y permiten así añadir dos nuevos patios de butacas que ocuparían el patio interior y la actual plaza de la India.

Otro elemento que los arquitectos buscaron destacar fue el rojo anaranjado, el color del ladrillo castellano de la Casa de los Aragón y el de la piedra del Fuerte Rojo de Delhi, presente también en la bandera nacional, que se repite y preside la restauración. Así, el ladrillo original de la Casa de los Aragón, las grandes cristaleras de los espacios añadidos a la construcción original e incluso el papel que decora todas las puertas y paredes del edificio, hecho con bambú, tienen este tono.

 

Valladolid, pequeño museo de Ahmedabad

La Casa de la India es, en sí misma, un museo. A modo de decoración atesora estatuas y elementos propios del país asiático, como si de una exposición se tratase. Nada más acceder al recinto, en el mismo jardín, se yergue la escultura del escritor y premio Nobel Rabindranath Tagore, donada por el Gobierno de la India en 2006 con motivo de la inauguración del edifico.

 

 

Aunque hay valiosas piezas en su interior –un sitar de Ravi Shankar, el músico que guió a The Bealtes en la cultura hindú, una cabeza de buda, una estatua de Ganesha…- la estancia más valorada por los visitantes es su patio interior. Lo preside la portada de un ‘haveli’, regalo de Ahmedabad. Se trata de una muestra de la arquitectura tradicional de la ciudad india, uno de los ejemplares de madera ornamentada a los que hacen referencia los textos sagrados.

A su lado, otras dos piezas igualmente cedidas por la ciudad de Ahmedabad: una pajarera ornamental de pie realizada en madera y un ricksaw, medio de transporte que alcanzó gran popularidad en la región. En este patio, el visitante también podrá encontrar una estatua del dios Shiva y una representación de su esposa la diosa Parvati.

 

 

Si la visita a la Casa de la India despierta tu curiosidad por la milenaria cultura del país asiático, te invitamos a consultar su biblioteca, con miles de referencias, y a participar en su programación artística y formativa: exposiciones, conferencias, seminarios y masterclass de danza, forman parte de la programación habitual del centro.

Información práctica

Acceso gratuito.
Horario: de lunes a viernes, de 10 a 14 y de 17 a 20 horas –lunes por la tarde y festivos cerrado-.
Consulta aquí la programación de la Casa de la India.

 

 

Recomendaciones

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies