Curiosidades y leyendas

Valladolid bajo la nieve: recordamos la nevada de Filomena

10 enero, 2022

La causada por la borrasca Filomena será recordada como la “gran nevada” por más de una generación. Valladolid amanecía cubierta de blanco en la mañana del 10 de enero de 2021, una imagen a la que no están habituados sus vecinos y que dejó entrañables estampas familiares e impactantes fotografías de los monumentos y las plazas de la ciudad.

Recordamos esta nevada histórica un año después de Filomena.

En los días previos a las nevadas que paralizaron tanto las ciudades como el entorno rural en los días ocho y nueve de enero, coincidieron una serie de factores que explican esta ‘tormenta (de nieve) perfecta’. Durante semanas, la Península Ibérica se enfrentó a masas de aire polar, lo que bajó los termómetros por debajo de los cero grados en la mayor parte del país.

La entrada de la borrasca Filomena en este escenario provocó un choque del aire polar con aire cálido y húmedo. El resultado, una impresionante precipitación en forma de nieve que dejó un manto de entre 20 y 50 centímetros de media.

El temporal empeoró cuando, pocos días después, hizo su aparición en escena un anticiclón que provocó una ola de frío que batió récords: en la provincia de Teruel se registraron -26,5ºC.

La vida en Madrid se paralizó desde el día ocho de enero con un manto de hasta 50 centímetros de nieve en plena capital.  Un día después, Valladolid fue sepultada por la nevada: en la noche del día nueve comenzaron las intensas precipitaciones y en la mañana del día diez la ciudad amaneció como una imagen para el recuerdo.

Si bien no fueron pocos los incidentes registrados en estos días en la capital de provincia (pequeños accidentes de tráfico, autobuses y camiones embolsados durante la noche en el aparcamiento anejo al estadio José Zorrilla…), la estampa que inmortalizaron los vecinos con sus cámaras y que se revive en forma de anécdota es la de los niños jugando con la nieve, los trineos en los parques, las guerras de bolas blancas o el atrevimiento de unos pocos que se bañaron en las aguas del Pisuerga.

Recomendaciones

No hay comentarios

Deja un comentario