Eventos y festejos

La alfombra que besa los pasos de la patrona

9 septiembre, 2014

Vistosa y efímera: así es la tradicional alfombra de cantos que se elabora de forma artesanal para recibir a la Virgen de San Lorenzo en su desfile, cada ocho de septiembre. Una labor de meses que desaparece en una mañana.

El autor de esta magnífica obra de ochenta metros de longitud es el vallisoletano José Antonio González Gerbolés. Esta es la décima alfombra que realiza para presidir la procesión en honor a la Virgen de San Lorenzo.

AlfombraEl diseño, la longitud y los colores varían cada año. Es, para el autor, la fase más difícil del proceso y que comienza meses antes.

La alfombra de 2007, por ejemplo, alcanzó 106 metros de recorrido. Fue un sentido tapiz que recordó a través de motivos florales sobre un fondo verde a los municipios de Olmedo (girasol), Viana de Cega (piñas), Torrecilla de la Abadesa (maíz), Vadestillas (uva) y Castrodeza (trigo). En la composición del siguiente año, Gerbolés incluyó trigo, para agradecer a la patrona una época de buenas cosechas.

Le siguieron unos años de composiciones en tonalidades claras y límpidas. Así, en 2009 imperó el blanco marfil con motivos representando a las parroquias vallisoletanas con nombre de virgen que destacan con viveza en un intenso azul;  en 2010 predominó un suave azul que ponía el cielo a los pies de la patrona, color también elegido en 2011, con 92 metros de recorrido azulado en el que predominaban los detalles en alusión al Camino de Santiago por estar en Año Santo.

alfombra2013La tendencia se rompió en 2012. La mezcla y la viveza de colores imperaban en uno de los tapices más alegres de las fiestas de la Virgen de San Lorenzo: marfil como fondo, verde marcando el camino, carmesí, varias tonalidades de verde, amarillo y violeta repartidos en diversos motivos florales… El mismo patrón se repitió en 2013, con numerosas flores en amarillo, verde, malva, blanco y tonos rojizos y anaranjados sobre un discreto fondo azul; además de un homenaje al Año de la Fe en carmesí.

Este 2014 el carmesí ha sido el color elegido para destacar sobre el resto, a juego con los edificios de la Plaza Mayor; además del dorado dispuesto en forma de greca.  Son dos de los doce tonos en los que se han teñido 4.200 kilogramos de material.

El trabajo que no se ve

Los detalles dispuestos a mano durante toda la noche hacen de esta alfombra el más sentido homenaje de los vallisoletanos a la Virgen de San Lorenzo: el ya tradicional escudo de la ciudad con la dedicatoria “Valladolid, en honor a su patrona”, medallones con el anagrama mariano y dos figuras de ángeles que despiden a la talla en el umbral final del pedregoso paseo, un detalle que ya ha aparecido en anteriores diseños de Gerbolés.

Fotografía: Gerardo Sanz

Fotografía: Gerardo Sanz

En la elaboración de este inmenso puzzle participan cada año voluntarios que comienzan a disponer las piezas hacia la medianoche de cada siete de septiembre, para que su labor esté finalizada el día de la onomástica.

Meses antes la mente de Gerbolés trabaja para dar forma al tapiz. Diseña sus propias plantillas, elige sus materiales (prefiere el serrín, arenas de cuarzo y marmolina) y los tiñe en su hormigonera.

La cita para admirar este trabajo artesanal no admite retrasos: en menos de una hora la procesión que acompaña a la Virgen de San Lorenzo de vuelta a su parroquia habrá borrado para siempre la alfombra que besa los pasos de su patrona.

Recomendaciones

1 Comentario

  • Reply MR TATUAJES 24 marzo, 2021 at 14:20

    Ojalá este año la podamos disfrutar en el exterior

  • Deja un comentario