Publicador de contenidos

Lugares - monumentos - Colegio de San Gregorio

Colegio de San Gregorio

Descubre su enigmática fachada

Hoy sede del Museo Nacional de Escultura, este Colegio de Teología fue impulsado por el fraile dominico Alonso de Burgos, el confesor personal de Isabel la Católica; y aquí fue enterrado, aunque su sepulcro desapareció durante la Guerra de la Independencia.

La condensada ornamentación de su fachada hispano flamenca, atribuida a Gil de Siloé, ha sido objeto de numerosas controversias interpretativas. Justo sobre la puerta se ve al fundador, fray Alonso de Burgos, haciendo una ofrenda a San Gregorio ante San Pablo y Santo Domingo. La flor de lis, emblema de este fraile, que quiso dejar su huella en el edificio; se repite hasta la saciedad en toda la fachada, pero también en el patio, en la escalera y en los artesonados originales que conservan las salas del museo.

En el cuerpo superior aparece una fuente -¿la eterna juventud?- de la que brota un granado -¿árbol de la sabiduría o símbolo de la conquista de Granada?- que cobija el escudo de los Reyes Católicos. En este aparece una granada, lo que nos indica que ya se había tomado el reino nazarí, a diferencia de los escudos que hay grabados en el patio interior, anteriores, por tanto, a 1492.

Curiosos, sin duda, son los salvajes que aparecen a ambos lados, y que han dado lugar a diferentes interpretaciones. ¿Representan al hombre puro en la naturaleza? ¿Aluden a la costumbre de disfrazar a los escuderos de salvajes en las fiestas? ¿O son, simplemente, guardianes de la puerta? En los cuerpos altos, estas figuras tienen un aspecto más humanizado, sin vello y, alguno, incluso, sin barba: son las primeras representaciones de los indígenas americanos. No olvidemos que aquí tuvo lugar la Controversia de Valladolid, un intenso debate moral sobre si los habitantes del Nuevo Mundo tenían o no alma.

Te retamos a que encuentres el caracol que hay en la fachada. Se dice que trae buena suerte.

Publicador de contenidos

Dirección:

Calle Rúa Oscura, 8

Publicador de contenidos

LOCALIZACIÓN

Widget tiempo Valladolid

Publicador de contenidos

Lugares - monumentos - Iglesia Vera Cruz

Iglesia de la Vera Cruz

Sede de la cofradía más antigua de la ciudad

Es la sede de la cofradía penitencial más antigua de la Semana Santa de Valladolid, vinculada, en su origen, al cuidado de los enfermos contagiosos. Los cofrades encargaron la obra a Pedro de Mazuecos en 1581, obligado a respetar y conservar en la fachada el arco que existía al fondo de la calle Platerías. No es este su aspecto original, pues la iglesia ha vivido intervenciones como la del prestigioso Diego de Praves, quien añadió un balcón en la fachada hacia 1595, o una ampliación de la nave ya en el siglo XVII.

La iglesia de la Vera Cruz estuvo a punto de desaparecer en varias ocasiones: en 1806, a causa de un incendio; en 1936, cuando el Ayuntamiento aprobó un proyecto de Gran Vía que nunca se llevó a cabo, y en 1938, por un nuevo proyecto urbanístico que insistía en su desaparición. Afortunadamente, ninguno se llevó a cabo, pues la vista que nos regala desde la entrada de la calle de las Platerías completa una estampa digna de ser fotografiada.

Atesora un valiosísimo conjunto de retablos y esculturas en madera, como las realizadas por Gregorio Fernández o un paso de La Borriquilla del siglo XVI realizado en madera y papelón. Su símbolo más emblemático es la Cruz de Mayo, con una reliquia de la Cruz, que sale en procesión cada 3 de mayo.