Edificios desaparecidos

Teatro Corsario debuta en el Romanticismo para homenajear a Zorrilla

3 octubre, 2017

traidor_inconfesoLa veterana y laureada compañía Teatro Corsario se enfrenta, por primera vez en su dilatada historia, a un texto del siglo XIX. El bicentenario del nacimiento del poeta vallisoletano José Zorrilla es la mejor excusa para lanzarse a la piscina del Romanticismo y el Teatro Calderón, coproductor del montaje y centro de referencia en la ciudad natal del autor del Tenorio, un escenario inmejorable para acoger este estreno nacional.

“Siempre se dice que el teatro del Siglo de Oro es ‘teatro clásico’, pero, ¿quién puede dudar de que el teatro de Zorrilla también lo es? Zorrilla es un clásico por excelencia” sentencia el director de la compañía y del montaje Traidor, Jesús Peña, quien toma el timón en este vertiginoso cambio de rumbo para Teatro Corsario. Después de haber adaptado obras de Lope de Vega, Calderón de la Barca o Miguel de Cervantes, los corsarios dan un salto de trescientos años para abordar un texto más sencillo en recursos estilísticos que aquellos a los que acostumbran (auténticas “exhibiciones de figuras literarias”, en palabras de Peña) aunque, paradójicamente, la acción se ambienta en el Siglo de Oro.

Zorrilla es puro teatro. Gran conocedor del medio “y de su público”, señala el director de la obra, sus textos rezuman teatralidad. Es, precisamente, el rasgo que ha querido exprimir la compañía vallisoletana.

Centrándonos en la aproximación que Peñas hace a Traidor, inconfeso y mártir; destaca la investigación y selección que pone en valor los elementos más actuales de la pieza, sin la pretensión de acercar la acción a un tiempo contemporáneo: se mantiene firme en el contexto histórico del proceso conocido como ‘del pastelero de Madrigal’.

Vayamos a los hechos reales y documentados: la desaparición del joven rey portugués Sebastián durante la batalla de Alcazarquivir en 1578 ponía en peligro la independencia del reino vecino, reclamado, ante la falta de descendencia del luso, por su tío Felipe II. En medio del caos político y la desesperanza de la nobleza portuguesa surgen persistentes rumores sobre la supervivencia de Sebastián y no son pocos quienes dicen ser el mismísimo rey; pero toma especial relevancia el caso de Gabriel de Espinosa, el ‘pastelero de Madrigal’.

traidor_inconfeso_2A partir de esta anécdota histórica, Zorrilla desarrolla lo que parece ser una misteriosa historia de romance entre el pastelero Gabriel, interpretado por Carlos Pinedo, y su supuesta hija, Aurora, a quien da vida Blanca Izquierdo. Ambos son detenidos y recluidos en la posada en la que se alojan (como curiosidad, en la calle Antigua de Valladolid, lo que demuestra, una vez más, la debilidad que Zorrilla tenía por su ciudad natal) por orden del juez alcalde Don Rodrigo (Luis Miguel García). El hijo del juez, César (Javier Bermejo), se enamora de Aurora y se muestra perplejo ante lo que parece una relación incestuosa entre los detenidos.

La trama  policíaca (“un auténtico thriller”, comenta Jesús Peña) se relega a un segundo plano cuando Zorrilla se encomienda a su imaginación para desarrollar una historia empapada de elementos del Romanticismo: la recuperación de mitos y de leyendas, el ambiente histórico, la exaltación de los sentimientos. Teatro Corsario aprovecha el halo oscuro del Romanticismo e incluso el sutil erotismo de la historia para “explotar el lado más controvertido de esta relación”.

El mosaico de emociones se completa con la sombra, casi omnipresente, que el reaccionario padre de José Zorrilla proyectó sobre su obra. “Busquen esta huella terrorífica en nuestro Traidor”, anima el director de la adaptación, que conoce bien el conflicto que la figura paterna le supuso siempre a un amante de la libertad tan puro como lo fue nuestro más ilustre poeta. Sin desvelar más detalles de la trama, Jesús Peña juega con el título de su montaje para asegurar que no es un ‘traidor’ del texto decimonónico sino que su adaptación es, más bien, una actualización del mismo (“sin pretensiones ideológicas ni de oportunidad política”) y una exaltación de la destreza teatral de Zorrilla, tan llena de posibilidades, tan complaciente con el público.

  • Traidor, de Teatro Corsario.
  • Estreno nacional en el Teatro Calderón.
  • Sábado 7 de octubre a las 20.30 horas y domingo 8 de octubre a las 19.30 horas.
  • Entradas a la venta en este enlace y en taquilla (de martes a viernes de 10 a 14 y de 17 a 20 horas y sábado de función desde las 17 horas).
  • Coproducción de Teatro Corsario, Fundación Teatro Calderón, Ayuntamiento de Valladolid y Junta de Castilla y León, enmarcada dentro del programa conmemorativo del bicentenario del nacimiento de José Zorrilla.

Recomendaciones

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies