Arte y Museos

Las huellas de El Greco en Valladolid

16 julio, 2014
Retrato de un caballero de la Casa Leyva
El Salvador

El Salvador

Nacido en Creta y conocido como ‘el griego de Toledo’, Doménikos Theotokópoulos, El Greco (1541-1614) también dejó su huella y su legado en Valladolid. Aquí se identificaron cuatro cuadros del artista cretense, de los cuales tan solo uno permanece en la ciudad. El ‘guardián’ es el monasterio de las Descalzas Reales. Atesora un cuadro de pequeño formato, apenas 39 por 31 centímetros, bajo el título ‘El Savador’. Descubierto por el vallisoletano Federico Wattenberg en el pasado siglo, representa la cabeza de Cristo. El motivo está recortado de un lienzo más grande, con toda seguridad, de alguna representación de media figura como las que realizó El Greco en tantas ocasiones. La hipótesis más aceptada por la comunidad de historiadores plantea que se trató de un regalo de la reina Margarita de Austria, esposa de Felipe III, al convento de las Descalzas Reales. La obra ya ha sido expuesta en ciudades como Nueva York. En 2014 se mostró en Toledo como parte de la exposición ‘El Greco: arte y oficio’, para conmemorar el IV Centenario de la muerte del artista. Una operación criticada Además de la obra que se conserva en la ciudad, Valladolid contaba, hasta principios del pasado siglo, con otras tres obras atribuidas al pintor cretense. En la Catedral se encontraban ‘Retrato de un caballero de la Casa Leya’ y una imagen de San Jerónimo. En 1904 ambas obras fueron vendidas por el Cabildo, una decisión muy criticada en su día por, entre otras entidades, la Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción y por la prensa a nivel local y nacional. La transacción se produjo en una época en la que la obra de El Greco se revalorizó. Aunque era de sobra conocida y reconocida, marcó un hito en su apreciación la exposición monográfica que organizó el Museo del Prado en 1902.

San Jerónimo

San Jerónimo

Sin embargo, la venta se formalizó a cambio de las 25.000 pesetas por los dos cuadros que ofreció el francés Emile Parés. Tal fue el alcance de esta operación, considerada como un auténtico expolio por la prensa y la opinión pública, que su caso fue presentado por Martí y Monsó en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid e impulsó que el Senado aprobase una ley de protección del patrimonio. En la actualidad, ‘Retrato de un caballero de la Casa Leyva’ se expone en el Museo de Bellas Artes de Montreal (Canadá), mientras que el ‘San Jerónimo’ forma parte de la Frick Collection de Nueva York. La tercera obra que solía estar ubicada en Valladolid pertenecía a la colección del Real Colegio de San Albano, pero por la época en la que se realizó la transacción de las otras dos obras, esta cambió Valladolid por Londres.

Recomendaciones

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies