Publicador de contenidos

Calendario - Sorolla. Un jardín para pintar
28

mar

24

jun

Sorolla. Un jardín para pintar

La pasión de Joaquín Sorolla por los jardines es la esencia de las dos exposiciones dedicadas al pintor que acoge el Museo Patio Herreriano de Valladolid, ‘Sorolla. Un jardín para pintar’ y ‘Sorolla en su paraíso’. Las muestras reúnen más de 170 piezas entre óleos, bocetos, dibujos de trabajo, azulejos o fotografías repartidas en las salas 3, 4, 5 y 8.

Entre 1911 y 1920, el artista se zambulle en la proyección de su jardín particular, coincidiendo con un momento de eclosión del gusto por la botánica entre pintores como Monet, que desarrolla en estos años sus series de neúfares; Renoir, que pinta en Les Colletes, Kandinsky o Matisse, tan aficionados a la jardinería como el propio Sorolla.

Bajo el título ‘Sorolla. Un jardín para pintar’ se dispone el grueso de los fondos, la mayoría del Museo de Sorolla de Madrid, como una ventana a la empresa que acaparó los últimos años del pintor. Concibió su jardín como un espacio dedicado al deleite sensorial y la creación pictórica, además de como un paraíso personal en el que desarrollar su pasión por la botánica.

La exposición muestra un Sorolla volcado en la concepción de su oasis particular a partir de los patios y jardines de los Reales Alcázares de Sevilla y de la Alhambra de Granada, cuyas perspectivas, detalles y colores supo trasladar a su casa de Madrid, hoy sede del Museo Sorolla. El estilo decorativo de los patios sevillanos y granadinos llegó a la madrileña casa también a modo de zócalos azulejados, algunos de cuyas mosaicos y losetas cuelgan, también desde hoy, en el Patio Herreriano.

La colección fotográfica que reúne 74 instantáneas en la sala 8 bajo el nombre ‘Sorolla en su paraíso’ pone el broche de oro a este homenaje que el Museo Patio Herreriano dedica al pintor.

‘Sorolla. Un jardín para pintar’ – hasta el 24 de junio.

‘Sorolla en su paraíso’ – hasta el 21 de junio.

Entrada gratuita.